Medicina

Usaron el VIH para curar una leucemia infantil.

Una niña norteamericana de 7 años logró sobrevivir a una grave leucemia gracias a la aplicación de una terapia experimental basada en el virus del VIH modificado genéticamente para que mate las células cancerosas.

La pequeña Emma Whitehead, de entonces 6 años, se estaba muriendo y la quimioterapia no aportaba resultados. Fue entonces que los médicos del Hospital Infantil de Filadelfia, donde estaba internada, decidieron apostar por el tratamiento.

Los padres de Emma aceptaron que su hija se convirtiera en el primer ser humano con leucemia infoblástica aguda, un cáncer de altísima tasa de mortalidad, en recibir este abordaje, en el que el virus del sida fue utilizado como “envase” y se lo modificó para “quitarle los genes que producen enfermedad, informó el diario La Nueva España. Al patógeno se le inyectaron otros genes para atacar las células tumorales, agregó.

En síntesis, se utilizó la capacidad del virus de meterse en las células, en este caso, para sanar. El objetivo, según reprodujo el periódico español, era atacar a los linfocitos tumorales de la leucemia, que no se dejan invadir tan fácilmente.

La leucemia linfoblástica aguda es una patología en la que las células B, que forman parte del sistema imunitario, enloquecen y se vuelven tumorales. Ante tal escenario, el pasado febrero, los médicos habían decidido aplicarle a Emma una terapia experimental basada en el VIH, que tuvo resultados muy contradictorios, según informó el diario The New York Times.

Las primeras horas del tratamiento fueron críticas y la niña sufrió una fiebre descontrolada, temblores y hasta estuvo al borde de la muerte. Esos efectos fueron causados por lo que los oncólogos llaman el efecto “shake and bake”, que puede anegar los pulmones y causar peligrosas caídas de tensión.

La terapia comenzó a administrarse en abril. Durante las primeras 11 horas, Emma se mantuvo enferma, pero a la semana recuperó la conciencia y para el 2 de mayo pudo celebrar su séptimo cumpleaños. Siete meses después, la niña parece haberse curado, agregó The New York Times.

Emma es una de las 12 pacientes que recibieron el tratamiento inicial desarrollado en la Universidad de Pennsylvania. Tres adultos que lo obtuvieron se curaron y dos estuvieron bien por más de dos años; sin embargo otro paciente sufrió una recaída y en dos voluntarios más, el abordaje no funcionó.

Carl June es el principal investigador de la terapia, y quien también estabilizó a la niña. Presentó los resultados exitosos en un congreso médico.

“Nuestro objetivo es dar con la cura, pero todavía no podemos decirle eso al mundo”, reconoció June. Sin embargo, distintas empresas farmacéuticas se mostraron interesadas en invertir sumas millonarias para esta línea de investigación.

Anuncios
Categorías: Medicina, Salud | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.