Herschel Gryznspan y la Kristallnacht.

Se conoce así a la matanza de judíos ocurrida el 9 de noviembre de 1938, a manos de la población civil. La pesadilla inició 150px-Bundesarchiv_Bild_146-1988-078-07,_Herschel_Feibel_Grynszpancuando, el 7 de noviembre de 1938, el joven  judío Herschel Gryznspan asesinó, en París, al diplomático alemán Ernst von Rath.

De hecho, el ministro de propaganda Joseph Goebbels y otros Nazis cuidadosamente el pogromo. En dos días, alrededor de 250 sinagogas fueron quemadas, alrededor de 7,000 judiós inclinados al negocios fueron atacados, docenas de personas judías fueron asesinadas y cementerios, hospitales, escuelas y hogares judíos fueron atacadas mientras la policia y las brigadas de fuego pasaban por ahí.

Para saber un poco las causas de esta matanza, me enfocaré en explicar un poco de la vida de Gryznspan.

Herschel Grynszpan nació en Hanóver, hijo de padres judíos polacos, siendo su nacionalidad la polaca.

En Hánover se hizo miembro del grupo sionista Misrachi y del club deportivo Bar-Kochba. En los primeros dos años del gobierno nazi, la discriminación de los judíos en Alemania había tomado formas muy concretas, con el boicot a los judíos, la Ley para la restauración del funcionariado civil profesional, que prohibía el funcionariado para los judíos, la Ley contra la masificación de las escuelas y universidades alemanas, que equivalía a la expulsión de los judíos de escuelas y universidades, y otras leyes similares. Grynszpan finalizó en 1935 la escuela primaria (Volksschule) y, con la ayuda financiera de su familia y la comunidad judía de Hanóver, fue a estudiar en la escuela rabínica (yeshivá) situada en la Christgasse 6 en Fráncfort, donde aprendió hebreo y la Torah. Evidentemente esta educación no le satisfacía, ya que interrumpió sus estudios tras once meses.

De vuelta a Hanóver, no encontró ningún puesto de aprendiz, ni trabajo. Trató de emigrar a Palestina, pero le fue denegado el permiso por ser demasiado joven, y debía esperar un año.

En vez de esperar, Grynszpan y sus padres decidieron que debía emigrar e ir a vivir con sus tíos, Abraham y Chawa Grynszpan, en París. Herschel Grynszpan consiguió un pasaporte polaco y un permiso de residencia alemán, con los que obtuvo permiso para abandonar Alemania en dirección a Bélgica, donde vivía otro tío suyo, Wolf Grynszpan. Las relaciones con su tío de Bélgica no eran muy buenas, por lo que en diciembre de 1936 entró en Francia de forma ilegal con ayuda de sus familiares. No tenía posibilidad de entrar en Francia de forma legal, ya que se le exigía demostrar que tenía medios para mantenerse y en Alemania no se permitía a los judíos sacar dinero del país. Grynszpan, que era pequeño, solo 1,54 m de estatura y pesaba unos 45 kg, llegó a París enfermo, con dolores de estómago y vómitos frecuentes.

En julio de 1938, la prefectura de policía decidió que Grynszpan no tenía base para solicitar su estancia en Francia y, en agosto de 1938, le ordenó abandonar el país. Sus intentos de volver a Hanóver con su familia habían fracasado por la negativa de la policía Alemana de permitirle la entrada en el país. En marzo de 1938, Polonia promulgó una ley que desposeía la ciudadanía polaca a todos los ciudadanos que hubieran vivido durante cinco años continuamente en el extranjero: la ley estaba explícitamente diseñada para evitar que los 70.000 judíos que vivían en Alemania y Austria volviesen a Polonia. Así pues, ese camino también estaba cerrado; de todas formas, solo los abuelos, que Grynszpan no conocía, vivían todavía allí. De forma que continuó viviendo en París de forma ilegal. Estuvo activo en los círculos de emigrados polacos y fue miembro del movimiento juvenil Tsukunft de la Federación General Judía del Trabajo en Polonia.

Los Grynszpan estaban entre los aproximadamente 12.000 judíos polacos arrestados, expropiados de todas sus propiedades y subidos en masa a trenes con destino a Polonia. Cuando llegaron a la frontera, se les obligó a caminar dos kilómetros hasta el pueblo fronterizo de Zbąszyń.  Allí, Polonia se negó a admitirlos. Los Grynszpans y miles de otros judíos polacos deportados fueron abandonados en la frontera, alimentados solo de forma intermitente por la Cruz Roja polaca y algunas organizaciones de caridad judías. Desde Zbąszyn, Berta Grynszpan envió una postal a Herschel, en París, contándole lo que había pasado y pidiéndole que los rescatara y consiguiera su emigración a Estados Unidos, algo completamente fuera de las posibilidades de Herschel.

La postal, enviada el 31 de octubre, llegó a manos de Grynszpan el 3 de noviembre, un jueves. El 6 de noviembre, pasado el sabbat y el fin de semana, Grynszpan pidió a su tío que enviara dinero a sus padres. Pero Abraham quería esperar el desarrollo de los acontecimientos, ya que, por una parte era prácticamente imposible y, por otra, ilegal enviar dinero a un judío en Alemania, y, por último, no estaba claro dónde se encontraban exactamente los Grzynspan. Hubo una discusión, durante la que Grzynspan abandonó la familia de su tío, obteniendo 300 francos. Grzynspan durmió en un hotel barato y escribió una carta de despedida a sus padres, que se guardó en el bolsillo.

El 7 de noviembre de 1938 compró por 235 francos un revólver en una tienda de armas.Posteriormente se dirigió a la embajada alemana y pidió ver a un funcionario, sin nombrar a nadie en concreto. Fue recibido por el secretario del embajador Ernst von Rath, el funcionario más joven de los dos que se encontraban en ese momento de servicio. Grynszpan le disparó de inmediato cinco veces y lo hirió de tal gravedad, que von Rath murió dos días después.Grynszpan no intentó huir ni se resistió a ser detenido, identificándose de forma correcta a la policía francesa. Según el protocolo de la policía francesa, Grynszpan, antes de disparar, insultó a von Rath como un sale boche  y gritó que actuaba en nombre de los 12.000 judíos perseguidos.

A pesar de los mejores cuidados que podían prestar médicos franceses y alemanes, incluyendo el médico personal de Hitler, Karl Brandt, Ernst von Rath murió el 9 de noviembre. El 17 de noviembre, se realizó un funeral oficial en Düsseldorf, al que asistieron el mismo Hitler y el ministro de Asuntos Exteriores Joachim von Ribbentrop, acontecimiento al que se le dio mucha publicidad.

Anuncios
Categorías: Ejército, Historia | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: